La Terapia Intravenosa

La terapia intravenosa es una de las actividades que deben de llevar un monitoreo continuo, de acuerdo con los fundamentos de enfermeria, debido a las complicaciones que pueden presentarse.

Los fundamentos de enfermería establecen que para iniciar una terapia intravenosa se deben de seguir las reglas de asepsia, utilizando técnica estéril para evitar otro tipo de complicaciones, es por medio de esta terapia que se le administran medicamentos vía intravenosa al paciente.

Después de introducir la aguja en la vena hay que asegurarse de que la cámara PUNZOCAT se llene de sangre, de esta forma se asegura de estar en el espacio INTRAVASCULAR,  se debe de tener cuidado de no presionar el área antes de extraer la aguja para evitar lesiones en la vena, es muy recomendable seleccionar venas que no estén en puntos de flexión o de tensión. Si el estado de salud del paciente lo permite se le debe de enseñar a detectar y reportar de inmediato la presencia de dolor o ardor en la zona de punción.

Una de las complicaciones que pueden presentarse es la infiltración que se da cuando la aguja se sale de la vena, lo que permite que el medicamento entre en contacto con los tejidos subcutáneos, esto se puede saber si al revisar el área de la punción se observa un edema, blanqueamiento y molestia, o la sangre no regresa al tubo cuando se baja la botella por debajo del nivel de la aguja.

Si la enfermera detecta una infiltración debe de suspender de inmediato la infusión y continuarla en otra zona, tomando las debidas precauciones.

Otra complicación que se puede presentar es la Tromboflebitis, que es una irritación de la vena y que se manifiesta como un dolor a lo largo de ella, posiblemente con un edema en el lugar de la punción y si es grave puede presentar reacciones a la infección.

Para prevenir la Tromboflebitis se exige que el lugar de la infusión se cambie periódicamente, además de irrigar el catéter con solución fisiológica después de cada administración de un medicamento agresivo.

También se dan casos de flebitis mecánica, ésta se da cuando se instala el catéter en zonas de flexión, o cuando existe una mala fijación del mismo. Para evitar esta complicación se tiene que fijar el catéter, se pueden utilizar férulas para casos de niños o pacientes muy inquietos.

Las enfermeras que aplican terapia intravenosa necesitan conocer perfectamente los fundamentos de enfermería para estas tareas, de esta forma se evita lastimar al paciente y se le ayuda a una recuperación más rápida.

Comments are closed.